SEO

¿Hacia dónde va el SEO?

Una de las grandes dudas que se ciernen sobre el sector del marketing digital es la evolución del SEO (Search Engine Optimization). Es evidente que el proceso de acceso a la información en Internet está cambiando. El teléfono móvil sigue subiendo como aparato de navegación online principal. Las capacidades técnicas del móvil y su velocidad de navegación siguen creciendo con lo que lo van convirtiendo en la tecnología básica de acceso a la información. La versatilidad que adquiere el teléfono en sus múltiples aplicaciones para la vida diaria de los usuarios nos está llevando a una gran dependencia de esta tecnología (nomofobia). Para el SEO esto significa que las características de la búsqueda de información on line vendrán en gran medida determinadas por las posibilidades de interacción entre la persona y el teléfono móvil.

En este sentido se dan dos grandes consecuencias para el SEO. En una primera fase las dificultades de interacción a través de un pequeño teclado han supuesto una búsqueda basada en la concreción y simplificación de las palabras clave. Esta característica no ha obligado a grandes cambios en la estrategia SEO para móviles, pero la segunda fase está llegando de forma rápida y consiste en la utilización de la voz para la realización de búsquedas. La tecnología de reconocimiento de voz se ha desarrollado de forma importante siendo conscientes, las empresas e investigadores, de que la interacción con las máquinas está pasando del teclado a la voz.

Por otro lado, el marketing digital se va conformando hacia la gestión de resultados. Los indicadores de consecución de tráfico gracias al SEO son relevantes, pero los análisis para el CRO (Conversion Rate Optimization) hacen que el SEO sea analizado como una técnica más dentro del análisis de atribución del éxito de la campaña de marketing. Todo el proceso de marketing está evolucionando hacia el análisis de las técnicas en función del valor que aportan. Por lo que vamos hacia un SEO más dirigido al CRO y al ROI.  Hacia una estrategia conectada con el embudo de conversión y centrada en la cualificación del usuario. El valor pasa del tráfico a la conversión, por lo tanto, se intensifica un SEO para la consecución de tráfico cualificado.

Si unimos este aspecto con el anterior referido al incremento de las búsquedas por voz, vemos que las estrategias SEO basadas en palabras clave de long tail serán cada día más relevantes. La búsqueda por voz influye en la estrategia SEO y los términos long tail también ayudan a la mejor cualificación del tráfico.

Por otro lado, las palabras pierden peso en el resultado de búsqueda. La búsqueda semántica hace que los términos cambien en función del contexto. Otros indicadores como la geolocalización, el momento de búsqueda, así como la navegación y experiencias previas del usuario se convertirán en criterios cada vez más relevantes para el resultado en la SERP (página de resultados del buscador). Google ya parece que está desarrollando la personalización de la búsqueda a través de la inteligencia artificial y el machine learning (RankBrain).

Aún más, parece ser que las respuestas habladas de los asistentes virtuales necesitarán de un SEO enfocado a servir texto para ser hablado, por lo que habrá que configurar adecuadamente este “text to speech” para que sea tenido en cuenta y relevante para el usuario, así como una mayor velocidad de respuesta para el asistente virtual (por ejemplo, con el uso de Accelerated Mobile Pages – AMP-).

Además de lo anterior los asistentes virtuales tendrán que afinar la búsqueda para llegar a la propuesta única. El usuario esperará la mejor respuesta, no un elenco de posibilidades para investigar. Y la experiencia con su asistente virtual le dirá si se le está ofreciendo la respuesta más útil o no. La inteligencia artificial trabajará para que los asistentes acierten en esa única respuesta que debe ser la más adecuada a los intereses del usuario. Una línea de evolución en la búsqueda que ya parecen mostrar las actuales featured snippets (información destacada). El resultado variará según las características del usuario por lo que el trabajo de SEO será bastante más complicado. La inteligencia artificial trata de imitar al comportamiento humano y cuando busquemos algo esperaremos la mejor opción. Si el asistente virtual decide por nosotros y la experiencia demuestra que nos ofrece una buena elección será la forma de búsqueda estandarizada. El SEO se convertirá en VAO (Virtual Assistant Optimization).

Todo esto no son más que elucubraciones a la vista de la situación actual pero parece que ya señalan un camino hacia una Internet con asistentes virtuales. Soy de las personas que ha conocido internet desde sus inicios y este artículo me ha hecho rememorar una experiencia lejana. En los primeros años de internet, aquellos tiempos donde las empresas intentaban ser la entrada general a la red a través de portales como Olé, comprado por Telefónica para Terra, las personas interesadas en Intenet teníamos que salir a Madrid y a Barcelona para formarnos. Una de esas formaciones fue en Barcelona en un curso que participaba Pep Valles, creador del portal Olé. En ese curso Pep nos comentó que en el futuro tendríamos secretarias virtuales, software que nos asistiría en la gestión de la información que nos ofrece Internet. Y aquí estoy ahora, 25 años después, hablando de los asistentes virtuales. Parece un desarrollo lógico y fácilmente asimilable por parte de la experiencia humana. Ahora la pregunta debe ser quién dominará el algoritmo de búsqueda. Quién impondrá su asistente virtual.

En esta línea de argumentación, el último de los aspectos del SEO que destaco es que, si bien hasta ahora Google ha sido el gran proveedor de la SERP (página de resultados de la búsqueda), los grandes players del sector están luchando por ocupar el mercado con sus tecnologías de asistentes virtuales inteligentes. Incluso los desarrolladores de apps con gran implantación en los mercados se plantean el desarrollo y la integración de servicios dentro de la propia app para que se convierta en el canal de uso y búsqueda on line, con los beneficios económicos que ello puede suponer. Los marketplaces también son players relevantes en comercio electrónico y el posicionamiento en las búsquedas de productos subirá en relevancia. Hay SEO mucho más allá del buscador de Google: SEO para posicionar apps, SEO para posicionar ofertas en los marketplaces…

En definitiva, todos quieren controlar el camino de acceso a la información disponible en Internet. El premio es evidente y el ejemplo del beneficio de controlar el acceso de los usuarios a la información en internet ha sido la aparición y desarrollo de una de las compañías más valiosas en la actualidad: Google.

Todas las grandes compañías de Internet quieren cubrir la necesidad del asistente virtual. Un asistente virtual que ahora tiene oídos y mañana tendrá ojos y multitud de sensores conectados para conocer cada vez mejor al usuario. Una asistente virtual personalizado que conocerá mucho mejor al usuario con lo que se podrá vender esa información de gran valor comercial. Internet ha sido el claro ejemplo de desarrollo tecnológico basado en el negocio. Si hay negocio a la vista no falta dinero para desarrollar la tecnología. Los asistentes virtuales se masificarán pronto y está por ver cuáles serán los más importantes. El SEO tendrá que adaptarse a esta nueva situación.

Entonces, ¿cuál será la función del SEO en el futuro? ¿Los profesionales SEO serán especialistas en “persuadir a Samantha” (bot de la película Her) para que recomiende como primera opción al usuario la oferta del anunciante que les paga?

Como ya he señalado, las grandes empresas del mundo digital quieren controlar el bot que nos ayudará a navegar por internet. Pero, sigamos elucubrando… ¿dónde aterrizarán los usuarios? ¿En otro bot privado de una empresa que gestiona las entradas a lo que podría ser su página web?  ¿Será el Internet de las cosas una Internet de los bots con inteligencia artificial que asistirán a las personas y a las empresas? Esto ya sería tema para un artículo sobre el futuro del desarrollo web. Y ya vale de leer por el momento. 😉

El futuro aclarará estas elucubraciones mías y no creo que tarde mucho en hacerlo. Por el momento te invito a que compartas las tuyas.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *